LDNFVLEMDJFRDLPHBN2WJJFSGU.jpg

Vuelve la década de los setenta como tendencia en la decoración del hogar (pero no con la estética que imaginas) | Estilo de vida

Cuando se trata de tendencias, a menudo sucede que lo mejor en el pasado se convierte en la norma, al menos para encontrar inspiración. La nostalgia es un fenómeno inseparable de la moda, incluida la que se ocupa de vestir o modelar el interior de las casas, y últimamente la brújula de la nostalgia decorativa apunta hacia un punto preciso: el universo estético de los interiores de los años 70.

Pero si cuando dices “setentas” te sale una explosión de colores de influencia hippieslas formas onduladas de lo imaginario Poder de la flor y todas las posibilidades que puede contener el plástico de colores, hay que pensarlo de nuevo. En cuanto a decoración, esta década fue mucho más que psicodelia o estética disco. De hecho, puede resultar sorprendente pensar, medio siglo después, hasta qué punto el minimalismo, la desnudez y la búsqueda de la naturaleza entraron por la puerta de las casas más modernas de aquella época.

Ya en 2022, la edición digital estadounidense de Moda advirtió de cómo el gremio de profesionales de la decoración y el interiorismo apostó por piezas y detalles cargados de espíritu setenta para sus propios hogares. A finales de ese 2022, la plataforma Apartment Therapy tomó el pulso a su informe anual con el que vaticina las tendencias de interiorismo del año que comienza con una encuesta a 78 profesionales del diseño e interiorismo. Ante la pregunta de qué década del pasado reinaría en la inspiración, el 18% indicó que sería la de los 70, liderando una mayoría seguida, con un 14%, por los que optaron por los 90.

No es casualidad que de todo el espectro de tiempos pasados ​​haya volado la nostalgia hacia los veinte años con una vocación más minimalista. Y llegados a este punto, podrían surgir dudas sobre si, en realidad, los setenta fueron una década marcada por la sencillez de las formas, pues la cultura popular dio vida de inmediato a un imaginario compartido en el que el color, la psicodelia y la influencia Poder de la flor reinan libremente. Sin embargo, como saben los expertos, pensar en el diseño de aquellos años también significa pensar en líneas rectas, formas simples y una preeminencia de la textura sobre la forma.

Más allá de la explosión de color

Según el artículo publicado en la edición americana de Moda, esa década abrió las puertas de la casa a la naturaleza, en una búsqueda que se materializó en la preferencia por los tonos tierra y toda una gama de verdes. Esta idea choca de frente con algo que también mantuvo una enorme presencia en esa época, el amor por los colores vivos y vivos y la experimentación de todas las posibilidades que traía el plástico como material aplicado a muebles, lámparas y detalles para el hogar. En respuesta a lo explicado en la cabecera por Anthony Barzilay Freund, director editorial de la plataforma de venta de piezas de diseño 1stDibs, la vuelta ahora a la estética propia de una década en la que se perseguían formas sencillas, ambientes relajados y con cierta armonía natural está ligada a las consecuencias que la covid deja en los hogares de todo el mundo: la búsqueda de la calma y el confort en los espacios donde se desarrolla la vida.

“En tiempos de crisis tendemos a refugiarnos en lo que sabemos y nos da cierto consuelo. Nos inclinamos por los colores porque nos aportan alegría”, explica Eva Morell, periodista especializada en arquitectura e interiorismo. “Los setenta son la década del color, una locura presente en los detalles que vemos a su regreso, pero también en las formas minimalistas y geométricas y, sobre todo, en las texturas”. Para Morell, el regreso de los setenta no se manifiesta de manera grandiosa: “Más que muebles, se trata de texturas y pequeños objetos”. El periodista y jefe de la del Boletín de noticias el club de la cabaña pensemos en el regreso de elementos odiados durante mucho tiempo como el gotelé o los suelos de terrazo, que sin duda están presentes en todas las publicaciones de tendencias del hogar y plataformas de recetas, a pesar de tener el efecto de recordar viviendas con una estética envejecida y pasada de moda.

Ejemplo de decoración de inspiración años 70 con sofá Togo.
Ejemplo de decoración de inspiración años 70 con sofá Togo. Portafolio de Mondadori (Mondadori/Getty Images)

“Los setenta deben ser el escenario histórico en el mundo del interiorismo que mayor desarrollo tuvo, junto con los noventa, con la mayor explosión de objetos singulares que luego cambiaron la forma de ver el interior de las casas o el diseño de mobiliario”, apunta Morell. Para ella, la vuelta a la vigencia de las claves estilísticas de esta época son ya hoy inapelables. “Marcaron un antes y un después en el panorama de la arquitectura y el interiorismo. Por un lado, el brutalismo se ha vuelto un poco más popular, como se ve en la inclinación a dejar al descubierto esos muros de hierro y hormigón, tal vez en contraste con esa estética colorista de formas muy redondas y pretensiones futuristas. Surgió un minimalismo de formas muy trazadas, con mucha textura y detalle, con una atención a la decoración y los objetos que, muy claramente, ha vuelto”.

África Salces es la responsable de la selección de objetos y muebles que alberga La Recova, la tienda de decoración Antiguo especializado en piezas medio siglo con doble sede en Madrid (Chueca y El Rastro). También le da una carta de realidad a esta tendencia setenta, y no es ajeno a esta dicotomía entre psicodélico y minimalismo. “Los años 70 trajeron frescura al hogar, y hoy en día es fácil encontrar esta estética”, dice. “Es la vitalidad de colores explosivos, brillo, plata y oro, el uso de plástico y aluminio en formas orgánicas y geométricas. Es normal que popularizáramos todo lo que ofreciera la mezcla de líneas: se nos ofrecía un excesivo exotismo en los tejidos y papeles decorativos, junto a perfiles más rectos y minimalistas en el mobiliario y la iluminación. Psicodelia y la arte pop Marcaron totalmente esta década, y siguen vigentes hoy”.

Muebles estilo años 70 expuestos en la tienda de decoración La Recova, en Madrid.
Muebles estilo años 70 expuestos en la tienda de decoración La Recova, en Madrid.recuperarlo

partes clave

Para el cazador de tesoros Antiguo África Salces, ningún artículo del catálogo de La Recova representa mejor esta estética que un aparador inglés con patas en forma de O y cuatro puertas dispuestas para formar un hermoso patrón con las chapas de varias maderas. “Incluso ahora lo vemos como moderno para su tiempo”, confiesa, demostrando ser un experto en maridar setenta de texturas como acero con madera o vidrio; “Recordando también la estética decoración”. En la tienda también hay sillas y mesas de la década regidas por una vocación por la funcionalidad.

Los contenedores bajos y alargados, de nuevo muy presentes, captan a la perfección el toque que se persigue a través de la decoración en este momento. Pero también diseñar piezas que ya se han convertido en icónicas y que no dejan de brotar en el línea de tiempo de Instagram de todos aquellos interesados ​​en temas de decoración. Un ejemplo llamativo es el de los sofás. Es el caso de Togo, cuya forma su propio diseñador, Michel Ducaroy, ha comparado con un tubo doblado de pasta de dientes y que ahora es omnipresente en Instagram. O la suave Maralunga, cuyos cojines prometen cautivar a todo aquel que se atreva a dormitar sobre ellos. O el Camaleón, cuya silueta redondeada ha sabido insinuarse en los objetos de deseo decoración gracias a la influencia de las redes sociales.

Pero para Morell, nada grita los años 70 como las lámparas. Un elemento relativamente asequible que agrega carácter a una instancia completa sin ocupar demasiado espacio. “Lámparas como Flowerpot, Nessino o Snoopy han salido del olvido. Son objetos que transforman cualquier espacio con sus formas, por eso son lo primero que te puede transportar a los años setenta”, dice. Lámparas que juegan con sus siluetas hemisféricas y onduladas, las texturas brillantes y suaves del plástico, y que se contagian del color tan inmediatamente asociado a aquellos años. Quizás el camino más corto para unirse a la tendencia.

Comments are closed.